secreto-a-voces

Secretos a voces

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Asi, a voces,  son expresados los secretos de todo aquello que el Creador ha puesto a nuestra disposición para remontar el mal-estar y arrimarnos al estado natural del bien-estar.

Solo que las voces toman cauces diferentes a la voz nuestra, la que es el efecto de la vibración de las cuerdas vocales. Esas otras voces hacen vibrar las cuerdas sutiles de nuestra alma sensible. Es así como podemos, por ejemplo, captar el mensaje de lo sublime, ya sea esto su manifestación en la Naturaleza, en el Arte, en la Belleza o en la Armonía. Todo ello, al tocarnos, transforma el mal-estar en un estado de plenitud que lo disipa.

Cuando Gabriela me propuso crear láminas para cada uno de los preparados de Almascencia cel, intuí que ellos se iban a plasmar por sí mismos en el papel y a vestirse de los colores precisos. Yo solamente tenía que escuchar esos secretos a voces y dejarme llevar por la vibración de ellos resonando en mí. 

La primera lámina que plasmé en el papel fue Cabalgata de Luz, nombre que Gabriela -de seguro también escuchando esos secretos a voces- había dado a la vibración de la estructura química del ácido gamma-aminobutírico o GABA en el caldo floral de artemisa. El potro blanco y radiante apareció de pronto sobre los colores del fondo. Galopaba ansioso hacia los rayos del sol, desprendiéndose de la sombra del árbol bajo el cual había estado tumbado, olfateando el penetrante aroma de las flores.  No cabía duda, GABA había contado su secreto: ayudaría a aminorar la loca carrera hacia algo, al impulso de la tensión ansiosa.

Días más tarde fue el turno de Lazos de Amor. Había que escuchar la voz ancestral de la Oxitocina vibrando en el caldo floral de malva. Nuevamente aparecen sobre el papel las metáforas visuales expresando los secretos tanto de la estructura química de la hormona y neurotransmisor como de la malva. Por ejemplo, el amor secreto entre la flor y los colibríes, que liban para vivir y para repartir vida, danzando al calor de los rayos de un sol pletórico.

Así fueron gestándose las más de 25 láminas de diagnóstico de Almascencia cel. En la paradoja de sintonizar en silencio con la vibración de los secretos a voces.

Para mí ha sido una experiencia gratificante, mágica y reveladora. Gratificante porque he sido llamada a ser parte del quehacer invaluable del Sendero del Alma, lo que de por sí ya es un privilegio. Mágica porque he plasmado en el papel un mensaje codificado que vino de un lugar siempre disponible para el ser humano. Y reveladora porque me ha confirmado que, cuando el único motor que impulsa es el servicio y el amor por el que sufre, todo fluye y se desliza con la naturalidad del pincel sobre la hoja en blanco revelando un secreto a voces. 

Lee también