ENTREVISTA: MARÍA ESTER CÉSPEDES

“La evidencia clínica ha demostrado cómo los niños recuperan su estabilidad emocional a través de las flores”

Junto a su hermana gemela, la neurosiquiatra infantojuvenil Amanda Céspedes, ha desarrollado un amplio e interesante trabajo en torno a la terapia floral aplicada en bebés, niños y adolescentes. En esta entrevista, revela los detalles.

 

María Ester Céspedes es terapeuta ocupacional egresada de la Universidad de Chile. Apenas comenzado este siglo, derivó a la terapia floral desarrollando un interesante trabajo en torno a los beneficios de las flores en los desequilibrios emocionales de los más pequeños. Toda esta observación está contenida en varias publicaciones. Dos de ellas, las escribió junto a su hermana gemela,  la neurosiquiatra infantojuvenil Amanda Céspedes: Terapia Floral para Niños de Hoy, el 2007 y Era una Gotita, 2016. Ambos libros bajo el sello de ediciones B. En este transitar, conoció, hace algunos años, el trabajo que desarrolla Sendero del Alma en Chillán y a su directora, Gabriela Riveros.

 

“Había escuchado a un par de colegas referirse a Gabriela en términos muy elogiosos. La definían como una maestra sabia, una profesional muy seria y de gran generosidad a la hora de compartir sus conocimientos. Tiempo después asistí en Santiago a un seminario que dictó Gabriela sobre su trabajo y pude conocerla personalmente y constatar lo que había escuchado. Pudimos compartir solo unos minutos, sin embargo bastaron para que entre nosotras se estableciera una conexión muy especial”, recuerda María Ester.

 

De esta forma, también pudo conocer el centro Sendero del Alma y hacerse una opinión del trabajo que se realiza desde Chillán a todo el país. El trabajo de difusión de las esencias chamánicas, Hunab Ku, Del Síntoma, que pude conocer en esa ocasión me impresionó por el conocimiento acabado sobre el tema que tenía Gabriela, pero sobre todo por su profunda mirada sobre el ser humano y las causas intrínsecas de la pérdida de su bienestar. Más adelante, al ir conociendo la valentía y la gran presencia de ánimo de Gabriela para afrontar un desafío enorme como ha sido crear Almascencia cel, replicar cuánticamente las esencias de Bach, las Orquídeas del Amazonas y otros sistemas, solo puedo tener la mejor opinión. Me parece que Gabriela es pionera en poner al servicio de los terapeutas el fruto de su extraordinaria creatividad y trabajo tesonero. Pero también tengo la mejor opinión del trabajo de su equipo humano en Sendero del Alma

 

LAS FLORES EN NIÑOS

 

 -María Ester, ¿Cómo fue la experiencia de escribir junto a tu hermana dos libros referentes al tema?

 

“Era una Gotita” lo escribimos el 2016. Pero el 2007 ya habíamos escrito a dos manos “Terapia Floral para Niños de Hoy”. Para mí es un tremendo orgullo compartir la autoría de ambos libros con Amanda. El conocimiento que ella posee sobre tanto sobre el cerebro del niño como sobre las etapas del desarrollo desde la misma gestación hasta el término de la adolescencia, y la importancia del cuidado por parte de los adultos de ese ser tan extraordinario como frágil que es el niño, es profundo y muy innovador. Y poder contar con el respaldo de ese conocimiento para mi propio trabajo con las esencias florales es invaluable. Considero que la mirada de ambas sobre el niño es absolutamente profesional, seria pero también muy original y creativa.

 

 -¿Cómo llegan a la conclusión de la eficacia de aplicar flores en niños?

 

Amanda postula desde hace muchos años que el bienestar integral del niño depende de su armonía emocional. Esta armonía promueve la salud integral del organismo infantil. Cuando el niño pierde su armonía emocional comienzan a producirse desbalances tanto químicos como energéticos en todo su organismo, orquestados por el cerebro. Sabiendo ambas que la acción de la energía floral va a restablecer la homeostasis energética al actuar sobre las emociones, pensamos que no era aventurado postular que al reequilibrar la energía emocional se iba al mismo tiempo a trabajar sobre la recuperación de la homeostasis neuroquímica. Esto lo propusimos en el primer libro del 2007, hace más de una década, lo reafirmamos con mucha certeza el 2016 en el segundo libro. Y la experiencia clínica así lo ha demostrado.

 

-¿Cuál es la propuesta inserta en el libro?

 

 Puedo decir con plena convicción que la propuesta se basa en el RESPETO irrestricto al niño. Amanda desarrolla una impactante primera parte donde explica el significado de ese respeto, por qué es insoslayable y cuáles son las bases en que se sustenta ese carácter de deber irrenunciable por parte de los adultos que rodean al niño. Expone claramente las bases neurocientíficas. Por mi parte, hago una propuesta que llamo Las Naturalezas Infantiles, en la cual expongo las enormes diferencias entre un niño y otro, echando mano de la teoría de los 4 elementos. De qué manera es imprescindible respetar a los niños en su natural modo de ser. Y hago un correlato con las esencias florales, las que, desde su signatura, ya explican de por sí estas Naturalezas de una manera irrebatible. Esta propuesta nace de mi vasta trayectoria como terapeuta floral clínica.

 

-¿Los padres confían en esta terapia según tu experiencia?

 

 

¡Por supuesto! Llevo casi 17 años atendiendo niños y ayudándolos a recuperar su armonía emocional y cada día compruebo la satisfacción de los padres al ver ese resultado con un tratamiento natural e inocuo.

 

-¿Cómo se pueden difundir las propiedades de las flores en beneficio de los niños?

 

Estoy convencida que en cada institución orientada al niño, ya sea de salud, educacional, recreativa etc., debería tener charlas sobre el beneficio de las esencias florales. Y en algunas de ellas –hospitales infantiles, consultorios,  jardines infantiles, guarderías- debería haber un terapeuta floral. Nosotras con Amanda hemos contribuido a esa difusión a través de nuestros libros. Ella, además, en todos sus seminarios, conferencias, charlas, alude a la benéfica acción de las esencias florales sobre el niño.

 

-¿Puedes contar alguna experiencia de campo en este sentido?

 

Cada vez que ofrecido cursos, charlas, talleres sobre los beneficios de la terapia floral en los niños he podido apreciar el enorme interés del público en el tema. Se produce una transformación en las personas al comprender tanto  las bases científicas que sustentan la acción de la energía floral en el organismo, como el modo en que esa energía actúa para devolver la armonía emocional al niño. Las flores cobran presencia, hablan, por así decir, desde su misterio vegetal que, sin embargo, es tan elocuente en señales hacia el mundo animal del que formamos parte.

 

 -¿Cuáles son los trastornos más comunes y que las flores pueden resolver?

 

En la terapia floral infantil, las problemáticas son distintas según la edad del niño. En los bebés lo más recurrente en la consulta son los trastornos del sueño. En la primera infancia, además de los trastornos del sueño, se presenta ansiedad por apego, oposicionismo. En niños más grandes impulsividad, oposicionismo desafiante, fobias, ansiedad, miedo. En púberes y adolescentes estas mismas problemáticas pero acompañadas por cansancio, desmotivación, fragilidad emocional. Esto como una muestra, pero es muy amplio el espectro de trastornos que las flores pueden resolver.

 

-¿Cuál es la importancia de los padres y la familia en este proceso?

 

 Todo niño es un ser vinculado. Y él con sus vínculos más importantes –padres, hermanos- conviven en un hábitat que, al modo ecológico, debe ser cuidado y preservado de toxicidad emocional para propiciar bienestar y salud. Por esta razón, muchos padres, al constatar la favorable evolución del niño en tratamiento, solicitan atención floral para ellos mismos y los hermanos.

 

 

 

® 2018  Sendero del Alma ®  , todos los derechos reservados.